Frida es una detective sagaz e intrépida, especialista en la resolución de casos artísticos; como el de la inquietante sonrisa fugada de un cuadro de Magritte, o el de las dos traviesas manchas que roban sensaciones y emociones para atesorarlas en los cuadros de Kandinsky.